Tarjeta hidrosensible: un aliado para medir la eficacia de una pulverización.


Evaluación precisa para la fumigación con drones.

Las tarjetas hidrosensibles permiten realizar mediciones a fin de evitar la aplicación de agroquímicos en exceso o fuera del área de tratamiento. Se trata de un producto muy confiable y práctico que posibilita la realización de testeos previos a la aspersión. Para ello se calibra el equipo de acuerdo a las condiciones ambientales, climatológicas y de cultivo. Además es posible corroborar la calidad de las aplicaciones, a modo de evaluación post-fumigación.

La “prueba de calibración” se realiza con agua, previo a la pulverización del agroquímico. Para esta prueba se ubican las tarjetas sobre un soporte horizontal rígido, ligeramente por encima del suelo, dentro y sobre el cultivo.

Las tarjetas son de color amarillo y están constituidas por celulosa más un compuesto hidrosensible que se activa al contacto con el agua cambiando su color al azul, revelando el tamaño y distribución de las gotas. Una vez realizada la aspersión se procede a contarlas mediante una lupa que se ubica al azar en cuatro o cinco lugares de la tarjeta, o bien pueden utilizarse sistemas lectores de gotas que permiten obtener valores más exactos.

El uso de tarjetas hidrosensibles nos permite garantizar el cuidado de los cultivos, del medio ambiente y de la sociedad, optimizando los recursos económicos. Además es posible evitar aplicaciones excesivas de caldo, situación que de no prevenir puede aparejar intoxicaciones al cultivo.


Fuente:Comunicación Tecnosiembra®.
Volver